La Calle Fleet

El Rol es de todos, aquí el tema lo eliges tú.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 A Twist of Plot

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
MrsEleanorLovett
Ayudante de Mrs. Lovett
avatar

Femenino Pez Perro
Cantidad de envíos : 27879
Edad : 23
Fecha de inscripción : 10/04/2009

Personaje
Profesión: :

MensajeTema: A Twist of Plot   Jue Ene 02, 2014 11:04 pm

Me despertó el piar de los pájaros al otro lado de la ventana. Era mi tercera noche en el ático; no habían faltado ninguna mañana. Parecía que habían encontrando un hogar agradable entre las tejas. Un cambio más al que acostumbrarme.

Estiré las piernas debajo de las sábanas y mis brazos agarraron la parte alta del cabecero. No pude reprimir el bostezo. Me negaba a mirar que hora era, pero estaba convencida de que era lo suficientemente temprano para no sentirme culpable por tener sueño y el momento perfecto para buscar mi primera taza de café.

Mmm... Café. Sin azúcar y sin leche. Sólo café. Si tuviese que pasarme el resto de mi vida consumiendo nada más que café, no me quejaría. Posiblemente, mi corazón sí.

Mis pies hicieron contacto con el suelo de madera y conseguí la energía para impulsarme y ser capaz de mantenerme sobre las dos piernas. Podía estar orgullosa de mí. Menos mal que estaba lo suficientemente alto para que ningún vecino madrugador pudiese reírse de mi triste sonambulismo arrastrándose por la estancia salteando (o intentándolo) cajas aún por vaciar que inundaban el suelo. Estuve a salvo cuando la cafetera empezó a funcionar. ¡Yuju!

Me acababa de mudar a aquel apartamento cerca del centro de la ciudad. Para haber sido una búsqueda apresurada, estaba bastante contenta con el local que me había conseguido. Era luminoso. Los grandes ventanales ocupaban gran parte de la pared de la sala. Sala-comedor-cocina. Sólo había tres habitaciones: aquella, mi dormitorio y el baño. No necesitaba más. Al fin y al cabo, vivía sola.

No había muchos muebles. Una estantería, la mesa de café con el sofá de dos plazas y un par de sillas aquí y allí que no me había molestado en probar pero que tenían pinta de ser muy incómodas. En otras palabras, unas ahuyenta-invitados. Si es que alguna vez tenía.

Según el plan, no tendría que pasar allí más de 4 meses, así que no iba a tener tiempo a formarme una buena vida social. Tampoco es que me preocupase. No estaba allí para hacer amigos, ni para empezar una nueva vida, ni ninguna chorrada por el estilo. Estaba allí para trabajar.

Me llamo Joyce Murphy.

Mi nombre real es Charlize Wassus. Sólo para familiares y amigos. Y el jefe.

Abrí el cajón de la izquierda y levanté el cacharro de los cubiertos para sacar la carpeta de informe. Lo primero que me encontré al abrir era la todo del crío. Christopher Fournier. 5 años. Acudía a la escuela de lunes a viernes, de nueve a cuatro. Cuando no era fiesta, claro. Como hoy.

En realidad no era el niño lo interesante. Mi trabajo no consistía en secuestrarlo ni mucho menos. Sólo vigilar. Cosas relacionadas con él iban a suceder pronto.

El café ya estaba hecho. Cogí una taza limpia que aún descansaba en el fregadero y me lo serví hasta arriba. Humeante. Ahora tenía que esperar que se enfriara si no quería convertir mi lengua en una ampolla gigante.

A veces, me deseaba poder hacer algo más que "Vigilar y esperar". Un poco de acción sería divertido, evitaría que la sangre se coagulara en mis venas.

Regresé a los documentos. Mañana me tocaba ponerme las pilas.

Hoy, en cambio, podía aprovechar para darme una carrera por el barrio. Devolví la taza al fregadero y llamaron a la puerta antes de que pudiese llegar a la caja de "Ropa" en búsqueda de un chándal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://thewickedwitch.foroactivo.com/
Nellie Lovett
Mrs. Lovett
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 32318
Fecha de inscripción : 23/02/2009

Personaje
Profesión: :

MensajeTema: Re: A Twist of Plot   Sáb Ene 04, 2014 2:02 am

Aquellas fotos colgaban de mi pared. Las miraba todos los días, todas las noches convencida de que había alguna relación entre ellas. Tenía que haber algo en común. Pero no lo veía. Y pasaban los días y los meses, y los niños seguían desapareciendo. Y todos creían que estaba loca.

Cuando cerraba los ojos todavía podía ver las fotos tras mis párpados.

—Fue la mujer —sentencié tras un rápido vistazo a la carpeta.
—Pero si fue ella quien lo denunció —se quejó el sargento, frunciendo el ceño de aquella forma tan característica suya. Nunca acababa de creerme.
—No sería la primera vez, señor —suspiré—. Pero su perfume la delata.
—¿Su perfume?
—Sí, su perfume.
—Miles de mujeres lo llevan —replicó, cruzándose de brazos.

Aquel hombre mayor, experimentado y de espeso bigote cada día me parecía más estúpido. Bufé frustrada.

—La víctima tomaba valerianas todas las noches, cuyo recipiente estaba marcado por un meloso pero marcado tipo de perfume que sólo se encuentra en las perfumerías más caras. La víctima fue envenenada al substituir esas píldoras por barbitúricos. No todas las mujeres tienen acceso a ese tipo de perfumes, y es obvio que no todas ellas se impregnan las manos con él. Cuando le pregunté a la esposa si se lo echaba todo el día, me dijo que sólo al salir a la calle. La sospechosa declaró que había llegado de la calle cuando se lo encontró muerto. Ahora bien: si el Sr. Rogg sólo se tomaba esas valerianas por la noche, y la mujer acababa de llegar, ¿por qué la sustancia encontrada en el bote coincide con la composición química del perfume de la Sra. Rogg?

Suspiré y respiré hondo. Podría haber sido campeona de apnea, y seguramente lo fuera. Lástima que los records no me llamaran la atención.

Alcé una ceja desafiante y abandoné su despacho. Un caso cerrado, una factura más pagada.

Pasé junto a la pizarra de los detectives. Una nueva foto y caso habían sido colocados en ella, aplazando todo lo demás. Me encontré a Patrick sentado en la mesa frente a ella.

—¿Otro niño? —cuestioné cogiendo la foto.
—Sí —suspiró—. Hay mucho asqueroso suelto.
—Ya veo —contesté con sequedad observando al pequeño rubio.

Era el último en tres meses pero entraba perfectamente en el marco de los otros niños. Me la guardé en el bolsillo derecho del abrigo.

—¡Eh! —se levantó y me agarró el brazo con suavidad. Me giré y le miré—. Esa foto es propiedad de la policía.
—Vamos, Patrick, seguro que tienes más.

Me aparté y seguí mi camino. Sabía lo que la gente pensaba de mí. Una mujer se suponía que debía ser cariñosa, cálida, maternal, comprensiva. Ciertamente esa no era mi descripción. Como Detective de Consulta, una mera aliada de las fuerzas policiales, les caía bastante mal. Mi poco interés en las relaciones sociales acababa por cortar aquel esfuerzo extra de los agentes de policía. Mi incapacidad para sentir empatía sólo remataba el asunto.

Patrick era el único que me tragaba, también era el único asignado para vigilarme en las investigaciones. La vida no es tan fácil como en la televisión; seré detective privado, consultante o lo que sea, pero tengo que ir con niñera si quiero meter zarpas en los casos. Patrick era esa niñera, y aunque al principio me había molestado, había acabado por acostumbrarme.

—Vamos, Sher —insistió sin mucha fuerza, casi desesperado—. ¿De verdad sigues pensando que están relacionados?
—¿Tú también, Patrick? —me giré y le miré con los ojos entrecerrados—. Mi nombre es Cher. Deberías estar avergonzado de ti mismo; caer en esos juegos de estúpidos vigilantes de cámara. Sí, están relacionados. Lo sé. Ahora vuelve a tragar vídeos como todos tus amigos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lacallefleet.nightforum.net
MrsEleanorLovett
Ayudante de Mrs. Lovett
avatar

Femenino Pez Perro
Cantidad de envíos : 27879
Edad : 23
Fecha de inscripción : 10/04/2009

Personaje
Profesión: :

MensajeTema: Re: A Twist of Plot   Dom Ene 05, 2014 5:35 pm

Me pasé los dedos por el pelo rápidamente y me lo recogí en una coleta ayudándome de mi reflejo en el cristal de la ventana. Algunos considerarían una desventaja que la puerta no tuviese una mirilla, yo lo encontraba más bien una ventaja. Igual que yo podía espiar desde dentro, alguien podía espiar desde fuera. Sí, es cierto que lo más probable es que a una persona corriente eso no le suceda jamás. Llámame paranoica, entonces.

Un desconocido estaba plantado en el rellano.

-¿Joyce Murphy? -aún tenia gotas de sudor cayendo por su frente. Otro madrugador. ¿También tendría pájaros en su ventana? Miré el sobre donde había leído mi nombre. Reconocí el sello falso situado en la esquina derecha de inmediato.

Asentí.

-Estaba en mi buzón -explicó. Parecía deseoso de llegar a su apartamento y darse una buena ducha. Sólo yo, con la cabeza asomada y sintiéndome avergonzada por abrir la puerta en pijama, se lo impedía. Así que salí de mi ensimismamiento y me apresuré en tomar el sobre.

-Gracias.

Hizo un gesto que decía que no tenía importancia y me dio la bienvenida al bloque antes de perderse escaleras abajo.

Vale, aquello había sido extraño. Apoyada contra la isla de la cocina, con un pequeño cuchillo a modo de abrecartas en la mano, me preocupaba que mi correo profesional hubiese terminado en el domicilio erróneo. Nadie debería recibir mi correspondencia. Daba igual lo aburrido que sonase "Océanos de tinta". No era más que una falsa compañía de venta de libros, una tapadera que me hiciese llegar la información que a "los de arriba" no le pareciese seguro enviar por la red. Ellos no cometían esa clase de errores. Siempre se aseguraban de que sus mensajeros no cometiesen errores.

Lo que no me sorprendió fue encontrar un simple folio en el interior del sobre. ¿Qué esperabas? Oye, que los sobre pesan. Pobre los mensajeros si tuviesen que cargar con tanta información en un mismo paquete.

Océanos de Tinta

Estimada Srta. Murphy,

Nos ponemos en contacto con usted para hacerle saber que en breve recibirá en su nuevo domicilio más información sobre las últimas novedades literarias.

Mickey McDonalds,
Jefe de Comunicaciones

Fruncí el ceño. Aquella no era la clase de contenido a la que estaba acostumbrada.

Le di la vuelta a la hoja y escribí por la parte posterior: ChW. Mi contraseña: las dos primeras letras de mi nombre y la primera de mi apellido. No difícil, eh. Pero, ya he dicho que poca gente conoce mi nombre.

El folio absorbió la tinta con aprobación. Mi segunda sorpresa del día fue encontrarme que sólo había aparecido una cuartilla dentro del sobre.

Espero que se haya fijado en el joven adulto del 5A.

Solté una carcajada cuando todo hizo clic en mi cabeza. Que mi correspondencia hubiese terminado en el buzón equivocado no era un error, sino una forma de presentarme a alguien sobre el que era mejor mantener un ojo puesto. Y no es que me importase... Una no siempre tiene vecinos a los que apetece invitar a usar tu ducha...

Arrugué la cuartilla y un leve cosquilleo me recorrió los dedos cuando el papel se descompuso. Era pequeño y no había necesitado mucha energía para descender tanto la estabilidad del papel que el propio calor de mi mano debilitara su estructura a poco más que frías cenizas. Junto con el sobre y la carta falsa, las tiré a la basura.

Ya se me habían pasado las ganas de ir a correr.

Mejor aguardaba a la prometida real información. Después, podría bajar a conocer al joven adulto del 5A con la excusa de un agradecimiento apropiado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://thewickedwitch.foroactivo.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: A Twist of Plot   

Volver arriba Ir abajo
 
A Twist of Plot
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Twist And Shout ;D
» RESULTADOS EAW DESDE DURBAN, SUDAFRICA.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Calle Fleet :: The City of London :: Los Mundos Libres :: Los Mundos Libres-
Cambiar a: